Secciones

Consejos 10 consejos para afrontar el invierno ante la segunda ola del coronavirus

Pautas y recomendaciones para intentar minimizar el riesgo de contagio y prepararse ante nuevas medidas de restricción

VÍDEO: 5 PEQUEÑOS GESTOS QUE TE AYUDARÁN A LIBRARTE DEL COVID-19 EN ESTA NUEVA OLEADA

Desde el comienzo del mes de septiembre, los contagios por coronavirus en España se han incrementado de forma muy rápida en muchas zonas de España.

Esta situación de repunte de los casos de COVID-19 se produce incluso antes de la llegada de las temperaturas más bajas propias del otoño y muchas semanas antes del inicio de la temporada de máxima incidencia de otras patologías como la gripe, los resfriados y otras enfermedades respiratorias comunes propias de este periodo del año. 

Por ello, y en prevención a lo que pueda acontecer de cara al futuro con la llegada del invierno, desde Eltiempo.es Te ofrecemos 10 sencillos consejos para afrontar el invierno ante una segunda oleada del coronavirus. 

1 – Continúa con la higiene adecuada 

La higiene cuidadosa de las manos, la parte del cuerpo más expuesta a contaminarse por el coronavirus, es una de las medidas preventivas más eficaces para reducir los contagios.

En este aspecto, hay que procurar lavarse las manos de manera muy frecuente, con agua y jabón, o en su defecto con gel hidroalcohólico, de forma destacada al estar en contacto con cualquier persona o en cualquier otro espacio que no sea el hogar. Y recuerda, en espacios cerrados o espacios abiertos fuera de casa, siempre la mascarilla. 

2 – Establece una rutina 

A pesar de que gran parte de la población continúa teletrabajando o sufre medidas restrictivas en su área o localidad, lo más adecuado es establecer una rutina diaria para llevar una vida ordenada. Así, se garantiza un aprovechamiento del tiempo en cualquier actividad, ya sea laboral, del hogar o deportiva, y se evita que los pensamientos negativos puedan afectarnos de manera más intensa. 

Del mismo modo, establecer una rutina de descanso de 7 u 8 horas diarias, siempre en el mismo horario, como de una actividad física diaria, ayuda a fortalecer el sistema inmune y a dormir mejor. Todo ello, incrementará la salud y el buen funcionamiento del organismo.

3 – Mantener una alimentación equilibrada 

Una de las mejores maneras de tener el organismo preparado y un sistema inmune fuerte y eficaz es mantener una alimentación equilibrada rica en frutas, verduras y proteínas para conseguir todos los nutrientes y vitaminas que el cuerpo necesita. Esto es esencial, más aún de cara al invierno, el momento en el que los virus respiratorios y las gripes tienen una mayor incidencia por lo que el sistema inmune y la respuesta del cuerpo a estas patologías debe ser la adecuada. 

Además, es importante recordar que sustancias como el alcohol o el tabaco son perjudiciales para la salud y consumirlas de manera habitual puede suponer un riesgo añadido y complicaciones ante la COVID-19 u otras enfermedades propias de esta época del año. 

4- Establece círculos de ayuda en pequeñas comunidades

Afrontar estas medidas con optimismo y con una buena relación con los vecinos del barrio es una de las mejores maneras de crear una comunidad social más amable y que pueda ayudar a cualquier miembro que forme parte del barrio.

Además, establecer una comunicación más fluida, también puede ser una herramienta eficaz para conocer qué personas han estado en contacto con algún infectado y reducir así las posibilidades de contagio o prestar ayuda a alguna persona que lo necesite. 

5- Reduce el contacto directo

Acorde a esta estrategia y de cara al invierno, se recomienda reducir al máximo el número de personas fuera del hogar con las que se establece un contacto directo. 

Al minimizar el número de personas con las que establecemos una relación directa y física en nuestro día a día se limitan los contactos de riego y las posibilidades de contagio. Una medida fundamental para intentar contener la expansión del coronavirus y la incidencia de la pandemia en el país. 

6 – Mantén tu estrés a raya

Las informaciones permanentes sobre la pandemia, los contagios y las medidas de prevención unido al cambio en el modelo laboral con el teletrabajo, los miedos al coronavirus, entre otras situaciones, pueden llegar a incrementar el estrés en muchas personas

En este sentido, lo más adecuado es intentar reducir en la medida de lo posible el grado de estrés que puede generar el contexto actual ya que esta reacción del cuerpo puede debilitar el sistema inmune y reducir su capacidad de defensa ante las enfermedades propias del invierno

7 – Evita los espacios cerrados y concurridos 

Una de las mejores maneras de reducir las posibilidades de contagio es evitar los espacios cerrados en los que se comparte espacio con desconocidos. Especialmente aquellos entornos concurridos en los que hay un gran número de personas. 

De todos modos, si por cualquier motivo u obligación hay que permanecer en este tipo de espacios, se recomienda llevar siempre la mascarilla, ventilar estos lugares y extremar el distanciamiento social, así como las medidas de higiene. 

8 – Preparación ante posibles medidas de prevención más estrictas  

Ninguna parte del país está a salvo de los nuevos contagios por lo que, si se disparan en algún punto concreto, es probable que en ese lugar se incrementen las medidas de restricción a la movilidad e incluso posibles confinamientos selectivos. 

Debido a esta situación, debemos estar preparados, especialmente de manera psicológica para afrontar estas medidas sin que supongan un estrés añadido. Además, también es recomendable reducir los contactos sociales al máximo y minimizar el tiempo que salimos de casa en las zonas más afectadas para minimizar las posibilidades de contagio. 

9 – Haz de tu casa un entorno confortable

Debido a la nueva situación, con muchas personas teletrabajando, otras en cuarentena, el hogar y la casa se ha convertido en el espacio en el que pasamos más tiempo. Por ello, es esencial crear un entorno óptimo y confortable para poder realizar todas estas actividades, pero también para descansar y desconectar

En la medida de las posibilidades de cada vivienda, una buena manera de reorganizar el hogar puede ser establecer áreas y horarios de trabajo para sacar el máximo rendimiento al espacio. Además, hay que tener en cuenta que, si un conviviente del hogar debe estar en cuarentena por contacto directo o al estar contagiado, lo más adecuado es que tenga una habitación en la que aislarse. 

10 – Ventila la casa 

Aunque pueda parecer una obviedad, con la llegada de las bajas temperaturas, muchas personas no ventilan la casa el tiempo suficiente para limpiar el aire. Una situación que en tiempos de pandemia y coronavirus es fundamental ya que según los expertos en espacios cerrados y poco ventilados la incidencia del virus se dispara. 

Por ello, la casa debe ventilarse cada día durante más tiempo del habitual, más aún si hemos recibido visita o ha estado en casa alguna persona no conviviente con la que no tengamos un contacto diario. Así, se reducen las posibilidades de que el coronavirus y otras patologías permanezcan en el ambiente del hogar.