Secciones

Escapadas Svalbard: el lugar donde Hitler envió a sus tropas a tomar datos meteorológicos

¿Sabíais que en el lugar más al norte del mundo tuvo lugar toda una batalla meteorológica? Os contamos la historia de cómo los nazis llegaron al Ártico.

Hay pocos lugares en el mundo que tengan tanto encanto como la región ártica. En este lugar precisamente se encuentra un archipiélago de islas, el archipiélago de Svalbard en el que se encuentra todo lo mas al norte del mundo que podamos encontrar.

Tan al norte se encuentra que curiosamente se utilizó como base para la recolección de datos meteorológicos por parte del propio Adolf Hitler.

Esta es una curiosa historia, la historia de cómo el famoso dictador quiso controlar el tiempo en la conocida como operación Haudegen.

Así fue bautizada la misión secreta alemana que, durante la II Guerra Mundial, estableció estaciones meteorológicas en Svalbard, un lugar al que podéis viajar gracias a la agencia de viajes PANGEA The Travel Store.

Imagen de Longyearbyen, Spitzbergen (Svalbard): Pangea The Travel Store

Y es que la meteorología era vital durante la guerra: conocer donde se producirían lluvias o fuertes vientos condicionaba el avance o retraso en una batalla.

Es por ello que Adolf Hitler entrenó en los Alpes a un grupo de soldados nazi para enviarles al Ártico. Allí en las montañas, estuvieron sometidos a condiciones extremas – con la finalidad de recrear lo que se iban a encontrar en Svalbard- aislamiento y entrenamiento militar extremo.

Imagen: Pangea The Travel Store

Svalbard fue escogida por permitir recopilar datos en el Atlántico norte, datos que servirían para conocer el tiempo en el Mar del norte y el Mar de Barens.

En 1944, diez hombres al mando de Wilhelm Dege fueron enviados a su isla más grande, Spitzbergen. Allí establecieron varias bases desde las que enviaron información meteorológica hasta la caída de Hitler en 1945.

Imagen: Wikipedia Oona Raisanen

Como dato curioso, fueron los últimos alemanes en rendirse, encontrados por un buque noruego que ni siquiera conocía que se encontraban allí.

Sin embargo, no fueron los únicos embarcados en esta obsesión por controlar el clima, en 1941 – de hecho, fueron los primeros- un grupo de estadounidenses se estableció en Groenlandia con el mismo fin: establecer una base donde “controlar” la el tiempo atmosférico.Te puede interesar: